Shopping Cart
Your Cart is Empty
Quantity:
Subtotal
Taxes
Shipping
Total
There was an error with PayPalClick here to try again
CelebrateThank you for your business!You should be receiving an order confirmation from Paypal shortly.Exit Shopping Cart

Jorge Ramírez Caficultura desde Costa Rica

​Comunicaciones Técnicas de Café

Número 120 - Agosto 2020

Ramirez Caficultura desde Costa Rica

Apdo 396-3000, Heredia, Costa Rica, Teléfono: (506) 8322-2794

www.ramirezcaficulturadesdecostarica.com

Alternativas de manejo agronómico para prolongar

la vida útil de plantas de café en el vivero

Ing. Jorge Ramírez Rojas

Consultor Experto en Café

[email protected]

Crecimiento inicial de las plantas de café en el vivero

Las plántulas de café desde sus primeras etapas de crecimiento en su parte aérea se desarrollan a partir de un único eje ortotrópico, siendo después del octavo al onceavo par de hojas, cuando surge el crecimiento de la primera rama lateral o plagiotrópica.

La ausencia de ramas plagiotrópicas o brotes laterales en los primeros estadios de desarrollo de las plántulas, se debe a una fuerte dominancia ejercida por la yema apical sobre las yemas localizadas en las axilas foliares durante esta etapa de crecimiento.

Sin embargo, esa inhibición no impide que las yemas seriadas desde el inicio del desarrollo de la plántula puedan responder con la emisión de brotes ortotrópicos, cuando por alguna razón casual o inducida, ocurre algún corte a lo largo del tallo que suprime la dominancia apical y propicia la salida de los brotes que estarán creciendo siempre en dirección vertical.

Plantas que no pudieron ser utilizadas para llevar a campo

Una situación que a veces tienen que afrontar los productores consiste en que, en el año planeado para la renovación de los cafetales, sea por falta de recursos o algún otro imprevisto, no es posible llevar a cabo la siembra del almácigo en ese año.

Esto obliga a mantener las plantas en el vivero hasta el año siguiente con el consabido deterioro y pérdida de calidad que estarán sufriendo debido al crecimiento continuo del sistema radical en la bolsa y con espacio limitado para la parte aérea que no permite lograr un adecuado desarrollo.

Por eso el destino probable de las plantas que alcanzan esta condición muchas veces será optar por desecharlas ya que es poco viable su mantenimiento en el vivero en buenas condiciones agronómicas para el año siguiente.

Manejo agronómico de poda o “capa” en plantas de vivero

Tomando en cuenta esta situación común en viveros de café, entre los años 2018 y 2020 se llevaron a cabo dos pruebas de evaluación de la respuesta al manejo agronómico de poda o "capa" de plantas sembradas con dos meses de diferencia. Las plantas utilizadas fueron de la variedad Obatá establecidas en bolsas de polietileno de tamaño 22,5 cm por 17,5 cm y que al momento de la poda tenían 12 meses de edad.

Se realizó una poda o “capa” de tallos a dos alturas:

Prueba #1 Poda del tallo por encima del 2° nudo respecto al nivel del sustrato en la bolsa

Prueba #2 Poda del tallo por encima del primer par de ramas plagiotrópicas (laterales).

El manejo de las plantas en el vivero se realizó mediante la aplicación de un programa anual de atención que consiste en efectuar cuatro fertilizaciones a la bolsa, aspersiones cada seis semanas para nutrición foliar y control de enfermedades e irrigación durante los periodos secos. Antes y después de la poda se aplicó riego y posteriormente se dio continuidad al programa de manejo que se venía llevando a cabo desde la etapa anterior.

Respuesta de las plantas en vivero a la práctica de poda o “capa”

Esta práctica de manejo de poda de tallos se basa en la respuesta que presenta la planta debido a la pérdida de la dominancia apical que provoca la poda y que induce un marcado retraso en la reanudación del crecimiento que es el período que la planta necesita para restituir los tallos y alcanzar el ritmo de crecimiento y desarrollo que traía anteriormente. Esto permite ganar varios meses adicionales de permanencia de las plantas en el vivero, las cuales deben retornar a un nuevo proceso de crecimiento del sistema radical y de la parte aérea.

Los resultados al final de 20 y 22 meses de permanencia de las plantas en el vivero fueron muy satisfactorio, más del 80% de estas lograron mantener una excelente condición agronómica, lo cual permite considerar que con manejo de poda o “capa” de tallos, las plantas en vivero que han finalizado su ciclo normal para pasar a campo, pueden ser inducidas mediante este procedimiento para prolongar su permanencia en el vivero hasta el año siguiente. 

Se observó que las plantas que fueron podadas sobre el segundo nudo mantuvieron muy buen follaje y el sistema radical estuvo dentro la bolsa. Por su parte en las plantas que fueron podadas a la altura sobre el primer par de ramas plagiotrópicas, también presentaron muy buen follaje, pero en este caso, el sistema radical ya había comenzado a romper la bolsa en su base.

Formación de plantas a partir de la poda realizada sobre el segundo nudo del tallo.

Formación de plantas a partir de la poda realizada sobre el primer par de ramas plagiotrópicas.

Como resultado de esta práctica las plantas emiten nuevos brotes ortotrópicos a partir de los nudos basales para restituir el tallo podado, lo que da como resultado la formación plantas con varios ejes, razón por la cual conviene llevar a cabo una labor de eliminación de brotes en exceso para mantener únicamente dos ejes ortotrópicos lo que garantiza la formación de plantas más productivas.

Apariencia de plantas en vivero de 20 y 22 meses de edad.

Cuando el tiempo de permanencia de las plantas en el vivero es más prolongado, se recomienda practicar la poda sobre el segundo nudo, mientras que si el manejo es para retrasar el crecimiento por pocos meses, se puede realizar la poda sobre el primer par de ramas plagiotrópicas.

Regresar a la sección ARTICULOS

Regresar a la página INICIO

Su guía para conocer sobre caficultura.

0