Shopping Cart
Your Cart is Empty
Quantity:
Subtotal
Taxes
Shipping
Total
There was an error with PayPalClick here to try again
CelebrateThank you for your business!You should be receiving an order confirmation from Paypal shortly.Exit Shopping Cart

Jorge Ramírez Caficultura desde Costa Rica

Comunicaciones Técnicas de Café

Número 129 - Junio 2021

Ramirez Caficultura desde Costa Rica

Apdo 396-3000, Heredia, Costa Rica, Teléfono: (506) 8322-2794

www.ramirezcaficulturadesdecostarica.com

¿Qué pasó con la cosecha de café 2020/2021 de Costa Rica?

Ing. Jorge Ramírez Rojas

Consultor Experto en Café

[email protected]

Ya finalizada la cosecha de café 2020/2021 en Costa Rica personas vinculadas al sector cafetalero en diferentes regiones del país, nos han consultado cómo cerró finalmente esta cosecha ya que, jerarcas del sector agropecuario y cafetalero durante el 2020 anunciaron en repetidas ocasiones que la producción iba a ser superior a los 2,1 millones de fanegas, afirmando además, que esto se lograría gracias al aporte de nuevas variedades más productivas y resistentes así como a la renovación de cafetales.


Sin embargo, de unos meses para acá se dejó de informar al respecto y con toda razón los interesados se preguntan: ¿qué pasó con la producción y con la expectativa generada en relación con el aporte de las nuevas variedades y la renovación?


Primero decir que la cosecha 2020/2021 según datos del ICAFE fue de 1.885.727 fanegas (equivalente en quintales de café oro), donde lamentablemente para el sector cafetalero nacional, este dato confirma una vez más que la producción de café de Costa Rica continúa sumida en un nivel de baja producción, con promedio sostenido por varios años por debajo de los 2,0 millones de fanegas y caracterizada por pequeñas oscilaciones de altos y bajos de cosecha que sigue un comportamiento de bienalidad productiva.

¿Entonces qué pasó con el aporte de las nuevas variedades y la renovación?


En Costa Rica actualmente los productores pueden acceder a muy buenas variedades de café, altamente productivas, varias de ellas tolerantes a la enfermedad de la roya y con muy buena calidad de taza.


También los productores disponen de semillas de estas variedades gracias a la iniciativa y el aporte técnico resultado del trabajo de investigación y evaluación que se ha hecho con los nuevos materiales, varios de estos traídos de Brasil.


Sin embargo, nada se hace con la fortaleza de contar con muy buenos materiales genéticos si a la vez se tiene la debilidad de que la renovación con estas nuevas variedades no alcanza para cubrir áreas significativas del alto porcentaje de cultivo envejecido que actualmente mantiene el parque cafetalero nacional.


Al no haber efectivamente un plan nacional de renovación de cafetales en marcha, el costo financiero del cambio de variedades recae en la inversión que puedan hacer los mismos productores, muchos de ellos con muy escasas posibilidades de asumir por si solos el costo de la ansiada renovación, por lo que el gran esfuerzo que realizan algunos no alcanza para elevar significativamente la producción nacional hasta el nivel de 2,5 millones de fanegas de manera sostenida, meta esperada desde hace muchos años y que no se ha logrado cumplir.


Entonces con una disminución del 4,51% de la cosecha 2020/2021 respecto a la 2019/2020 y ambas contribuyendo a mantener el promedio más abajo de los 2,0 millones de fanegas, el reiterado anuncio del incremento productivo para la cosecha 2020/2021 no se dio, quedando en evidencia una vez más el tema de los jerarcas que en su afán de querer figurar de cualquier manera, se apartan del criterio prudente y la opinión consecuente con la difícil realidad que afronta la caficultura de Costa Rica en el aspecto de la producción.


Más bien, corresponde a los representantes del sector cafetalero nacional y a los jerarcas subordinados, llevar a cabo un profundo análisis sobre la situación recurrente de la baja producción de café en Costa Rica y enfocarse con empeño a la búsqueda de soluciones concretas y metas alcanzables que se puedan plantear para cambiar el rumbo y variar el gastado discurso de los últimos años.


Se requiere asumir una actitud más proactiva y consecuente con el compromiso de trabajar con el sector cafetalero en la búsqueda de nuevas opciones para mejorar sustancialmente la producción nacional, incluido un nuevo programa de renovación de cafetales que realmente llene las expectativas de los productores.


Expectativas para la cosecha 2021/2022


Una excelente floración en todas las zonas cafetaleras del país y el ciclo fisiológico correspondiente a la bienalidad positiva, podría en principio augurar algún aumento de la producción para la cosecha 2021/2022 en Costa Rica. Sin embargo, ojalá esta posible situación favorable no sea motivo para comenzar de nuevo a vender ilusión sobre las razones que podrían justificar el cambio.

Regresar a la sección ARTICULOS

Regresar a la página INICIO

Su guía para conocer sobre caficultura.

0